Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494

Warning: Creating default object from empty value in /home/cgssac5/sites/adolfoarata/components/com_k2/models/item.php on line 494
Ingeniería y Gestión de la Confiabilidad Operacional en Plantas Industriales Ingeniería y Gestión de la Confiabilidad Operacional en Plantas Industriales

Ingenieria y Gestion de la Confiabilidad Operacional en Plantas Industriales

Por Adolfo Arata

El proceso de globalización obliga a todas las empresas, independiente de su tamaño y sector en el cual participan, confrontarse permanentemente a nivel mundial, lo que les exige abordar nuevos desafíos para lograr alcanzar la competitividad segun estandares internacionales, los que deberan afrontar de manera inteligente y responsable buscando permanentemente su diferenciación, en caso contrario, arriesga su permanencia en el mercado con las negativas consecuencias que ello implica.

Título Ingeniería y Gestión de la Confiabilidad Operacional en Plantas Industriales
Fecha de publicación 2009
Autores Adolfo Arata
Editorial RIL Editores
ISBN 978-956-284-658-5
Número de páginas 428
Archivos Adjuntos -


 

Prólogos Libro “Ingeniería y Gestión de la Confiabilidad Operacional en Plantas Industriales”, 2009.

        Es suficientemente conocido por todos quienes hemos tenido algún rol en la gestión empresarial en los últimos años, que la globalización en la economía ha cambiado las reglas del juego y en el caso particular de las empresas industriales de vanguardia, el nivel de tecnología en los equipos o maquinarias operativas de las mismas ha dejado de ser un factor de diferenciación contundente, como lo era hace unos años. Este fenómeno se explica por el alto nivel de concentración de proveedores de estos equipos en este nuevo escenario, donde quedan sólo unos pocos y a los cuales todos quienes tengan suficientes recursos financieros tienen acceso. En otras palabras, la diferenciación entre una empresa industrial eficiente y una que no lo es, no radica ya en el nivel de tecnología del que dispone, sino en la capacidad de gestionar esta tecnología de manera más eficiente que sus competidores directos; de aplicar el lenguaje que solemos usar en nuestras plantas, diríamos que no depende de los “fierros”, sino de la “materia gris” de las personas que componen esa empresa y del nivel de motivación de los mismos.

        Actualmente existe una profunda preocupación en la alta dirección de la mayor parte de nuestras empresas, en implementar un sistema efectivo en lo que hoy llamamos Gestión del Talento; estos son los mecanismos que una determinada empresa ha puesto en práctica para atraer a los mejores profesionales del mercado, desarrollarlos en el menor tiempo posible y en especial, retenerlos por muchos años en la empresa al ser capaz de satisfacer no sólo sus expectativas económicas, sino además las referentes a su desarrollo profesional y al logro de un equilibrio razonable entre trabajo y familia, donde la calidad de vida sea un factor considerado en esta ecuación global de satisfacción laboral. De más está decir, que sin una gestión adecuada del talento en una empresa, la posibilidad de supervivencia de la misma en el largo plazo estará al menos comprometida.

        Los conceptos vertidos en los dos párrafos precedentes que podrían parecer inconexos entre sí, en mi opinión deberían ser tenidos muy en cuenta por cualquier Manager que esté diseñando un modelo óptimo de gestión industrial y muy en particular, en el caso de la organización del Mantenimiento. Esto es, debido al hecho de que por un lado al compartir las tecnologías con nuestros competidores y al tener estas un alto nivel de automatización, la capacidad de conservar, mejorar y hacer el uso más eficiente posible de las mismas, hacen que el Mantenimiento en este tipo de empresas se convierta en un Factor Estratégico de diferenciación y ya no más en un Costo Necesario operativo, como fue considerado por muchos años. Por otra parte, como los equipos a mantener son cada vez más elaborados y las organizaciones de las áreas de mantenimiento más complejas, será necesario atraer muy buenos Talentos en esta función, desarrollarlos de manera adecuada y lograr retenerlos en el área por muchos años, ya que la experiencia aplicada en este tipo de actividades es fundamental.

        Que el Mantenimiento sea visto como Factor Estratégico depende en primer lugar, de que el Top Management de nuestras empresas logre escaparse de la cuenta económica y del logro de los objetivos anuales, para poder tener una visión de largo plazo y poder comprender que con una adecuada gestión del Mantenimiento puede lograr ese “algo más” en cuanto a volumen de producción, calidad, costos, seguridad y gestión ambiental, que lo diferenciarán definitivamente de sus competidores. Pero también es necesario, que los responsables de las áreas de mantenimiento logren escaparse de la gestión diaria enfocada fundamentalmente en ejecutar el mantenimiento y puedan pensar también ellos en el largo plazo, diseñando un nuevo modelo organizativo basado en la prevención y en la Ingeniería de Mantenimiento. Top Managers y responsables del Mantenimiento, deben ya no discutir en forma permanente sobre el nivel de fallas de los equipos y los costos del mantenimiento, sino asociarse en la creativa tarea de diseñar una nueva manera de ver, organizarse e implementar el Mantenimiento, totalmente alineada a los objetivos finales de la empresa.

        En la actualidad, escasean a nivel mundial los ingenieros y técnicos en las “especialidades duras” como solemos llamarles, que son mecánica, electrónica, mecatrónica, etc. y que son las más aptas para la función de Mantenimiento. Por este motivo, estos profesionales tienen una amplia oferta laboral y la tarea de atraerlos y luego retenerlos en la función de Mantenimiento no es para nada simple, especialmente si en la empresa prevalece la “visión reducida” del mantenimiento a un mero prestador de servicios. Será fácil para ellos comprender, que si bien la tarea les atrae desde el punto de vista técnico, no forma parte del core de la empresa y buscarán migrar a otras áreas como producción, comercial, etc. o directamente cambiar de empresa. En cambio, una empresa que tiene una visión moderna en cuanto a la organización del mantenimiento, puede ofrecerles a sus talentos no sólo una mayor posibilidad de desarrollo técnico/gestional excelente, sino la certeza que los mismos necesitan de saberse incluidos en una función estratégica para la empresa y que les permitirá desarrollarse y crecer en la misma, sin la necesidad de buscar otros caminos mas fértiles de crecimiento.

        Durante mi experiencia italiana como Director Industrial en TenarisDalmine, la que he desarrollado como coordinador global de las actividades de Mantenimiento de todas las plantas que Tenaris posee en el mundo y durante mi rol actual, como Director de TenarisUniversity, que es la Universidad Corporativa que posee la empresa, he tenido la oportunidad de trabajar en repetidas oportunidades con el autor de este libro, ya sea en su rol de consultor especializado en temas de Ingeniería de Mantenimiento o en temas académicos específicos. En todos estos casos, he encontrado en el Ing. Adolfo Arata Andreani a un profesional idóneo, que no sólo posee vastos conocimientos y experiencia en temas de Mantenimiento que lo han convertido en un referente mundial en el tema, sino que además tiene esa capacidad didáctica que le permite explicar de manera simple conceptos que, para quienes tenemos experiencia en el tema, sabemos que son muy complejos. Es una persona con la cual he coincidido siempre, en la visión que del Mantenimiento deben tener las empresas que hoy quieren ser líderes a nivel mundial, además de que sus aportes han significado y significan actualmente, un impulso importante en la búsqueda de la excelencia gestional, que es fundamental para Tenaris en su objetivo de afianzarse como líder mundial en su rubro. 

        He recorrido las páginas de este nuevo libro del autor, Ingeniería y gestión de la confiabilidad operacional en plantas industriales, que afronta no sólo el tema puro de la Ingeniería de Mantenimiento que es la especialidad del autor y presenta el R-MES como instrumento efectivo para su desarrollo, sino además otros relacionados a la organización, estructura, costos, estrategias de Mantenimiento, logísticos, etc. No fue novedoso para mí comprobar que el autor pudo volcar en este libro sus amplios conocimientos en el tema, con la claridad didáctica que lo caracteriza, y también gran parte de la experiencia que ha logrado desarrollar en tantos años de trabajo en su carrera profesional. Estoy persuadido de que este libro posee todos los elementos necesarios para convertirse en un poderoso instrumento de formación y, por lo tanto, lo recomiendo en el caso de estudiantes universitarios, para lograr la especialización en el tema, y además para Managers industriales y responsables de Mantenimiento, con el objetivo final de que juntos superen definitivamente la miopía estratégica de considerar al Mantenimiento como un costo necesario y se embarquen en el desarrollo de un nuevo y  moderno rol estratégico, donde se logre por un lado la optimización de la gestión industrial de nuestras empresas y por el otro, atraer y retener a los talentos que tanto se necesitan en esta función.

Horacio Bergero
Ex Director Industrial de Tenaris Dalmine - Italia
Ex Coordinador Global del Mantenimiento en Tenaris
Actual Director de Tenaris University
 
 

Durante mi desempeño profesional me ha correspondido la dirección de Operaciones de plantas industriales complejas, no siendo pocas las oportunidades en las que he debido enfrentar problemas en el funcionamiento de las mismas, cuyo origen ha sido por problemas de operación y/o  mantenimiento inadecuado de las plantas. Sin embargo, a pesar de importante esfuerzos en la gestión operacional para cumplir con los programas de producción y presupuesto al menor costo global con una perspectiva de corto y largo plazo, muchas veces visualicé que parte importante del origen de los problemas no necesariamente estaban en la operación ó en el mantenimiento de la planta, sino en la concepción y en la implementación del proyecto, en la selección de los equipos y las soluciones sistémicas adoptadas.

        Recuerdo que en una ocasión, hace bastante tiempo atrás (1991), en mi interés permanente de profundizar diversas materias relacionadas con mi quehacer profesional me encontré con un artículo del autor de este libro Ingeniería y gestión de la confiabilidad de plantas industriales, el que introducía el concepto del “costo de ineficiencia” que corresponde a la probabilidad del mal funcionamiento de un equipo y su impacto sobre el negocio. Desde ese entonces el tema de la confiabilidad operacional atrajo mi atención y motivó mi estudio sobre el tema en mi perspectiva de operador de plantas industriales complejas. No fueron pocos los avances  sobre el tema que nos permitieron junto a mi equipo de trabajo y con el apoyo de consultores externos, como es el caso de Adolfo Arata autor de este libro, lograr mejoramientos de proyectos, operación y mantenimiento de la planta que muchas veces alcanzaron mejoras y adecuaciones de los equipos y los procesos.

        En la actualidad, con la responsabilidad que me corresponde participar en la concepción, desarrollo e implementación de nuevos proyectos de inversión,  el tema relacionado con la confiabilidad operacional ha cobrado aún mayor relevancia en la toma de decisiones, ya que ellas requieren de un enfoque de largo plazo que considere todo el ciclo de vida de los equipos con el objeto de lograr y mejorar los resultados del negocio durante todo el horizonte de evaluación del proyecto.

        Es con esta visión que he tenido que enfrentar las decisiones asociadas con el estudio de alternativas, las que no sólo quedan definidas por los costos de inversión y los costos operacionales asociados, sino también por aquellos costos y riesgos escondidos relacionados con la indisponibilidad, la no calidad, la inseguridad, los costos de repuestos, entre tantos otros, los que son resultados de la confiabilidad y mantenibilidad de los equipos.

        Si bien conceptualmente el tema es fácilmente asimilable, el asunto es bastante más difícil cuando uno se enfrenta a la realidad que imponen las plantas industriales compuesta por diferentes equipos integrados entre si con las más diversas configuraciones y con comportamientos operacionales que cambian continuamente durante la vida de los mismos. La solución de problemas de este tipo requiere, además de los conocimientos propios de los procesos, de una buena base probabilística para el desarrollo de modelos complejos que permita simular diferentes condiciones operacionales para, mediante análisis económicos y financieros, obtener indicadores de evaluación bajo incertidumbre.

        Además el contar con estudios con este enfoque, asociado con el Life Cycle Cost (LCC), permite no sólo resolver a nivel de la ingeniería conceptual y el estudio económico-financiero, sino también sirve como elemento de apoyo para el desarrollo del proyecto a nivel de ingeniería básica y de detalles, dado su valor para la configuracion del sistema y sus redundancias , selección de los equipos, el layout de los mismos, la definición de los repuestos críticos y la elaboración de un plan maestro de mantenimiento que minimice los costos globales.

        De la lectura de este libro Ingeniería y gestión de la confiabilidad de plantas industriales he notado su aporte teórico y práctico de esta materia que se caracteriza por su complejidad y amplitud, lo que queda de manifiesto al recorrer los diversos capítulos que consideran, en la perspectiva de la confiabilidad operacional, desde una descripción general de las etapas de un proyecto, del estudio de costos, de la confiabilidad de equipos y sistemas, de las soluciones sistémicas, de la organización y la gestión de proveedores. Además en su último capítulo presenta la plataforma R-MES que he tenido la oportunidad de utilizar, permitiéndome identificarla como una herramienta poderosa ya que permite de manera simple y amigable desarrollar este tipo de estudios que se caracterizan por su complejidad.

        El libro es el reflejo del autor, quien se ha caracterizado por su contribución teórica a través de su desarrollo académico fuertemente vinculado con la realidad empresarial, producto de su larga trayectoria como consultor de grandes empresas tanto a nivel nacional e internacional en diversos sectores industriales. Estimo que este libro se distingue del resto de la literatura disponible sobre esta área del conocimiento, por lo que es un muy buen material de estudio para los alumnos de ingeniería, como también es una excelente fuente de consulta para profesionales de experiencia que se dedican a la concepción, desarrollo e implementación de nuevos proyecto de inversión y para aquellos que le corresponde la operación y el mantenimiento de instalaciones industriales.

Santiago Nuñez
Ex-Gerente de Plantas División Andina, Codelco Chile
Gerente de Proyectos, Codelco Chile
 
 

Todos aquellos que tenemos una larga experiencia en la Industria nos hemos encontrado durante nuestra carrera con incontables situaciones donde la imprevisión, los errores de diseño, la falta de criterios de mantenibilidad, errores humanos, etc. nos conducen a situaciones en que los costos asociados a una falla pagan varias  veces cualquier mejora que la evite

        En estas circunstancias cabe preguntarse: ¿que otro aspecto no considerado en la instalación puede generar un problema similar? Y aún habiéndolo determinado: ¿Cómo justifico a los accionistas y stake holders de mi Empresa las inversiones necesarias para un aumento en la Confiabilidad Operativa?

        El enfoque sistémico desde la teoría de la confiabilidad y la Ingeniería de Mantenimiento resuelven esta problemática de manera rigurosa cuantificando los riesgos en instalaciones existentes, o desde la etapa de diseño,  transformando los “pareceres” y “opiniones” en oportunidades de inversión concretas y mesurables que hacen más eficaces y eficientes nuestras operaciones.

        Mas aún, estas disciplinas y metodologías cambian la perspectiva de la Gestión de Activos desde un enfoque tradicionalmente re-activo hacia uno pro-activo centrado en la mejora continua de equipos y procesos y por lo tanto, en términos financieros, de centros de gasto a centros de beneficio orientados a la estrategia del negocio de la Compañía.

        Este libro no es uno más de la amplia gama disponible en la literatura actual sobre este tema: por una parte aborda de manera rigurosa y conceptual el problema estadístico y matemático y por otra logra el drill down necesario hacia aplicaciones en casos reales de la Industria desplegando resultados y conclusiones contundentes.

        De lectura amena, abarca de manera integral la problemática Industrial desde la óptica de la confiabilidad, introduce al lector novel en los criterios y fundamentos del Risk-based Management y al mismo tiempo es fuente de consulta para aquellos que conociendo el tema, buscan un enfoque riguroso y práctico para la resolución de casos concretos

        No me queda más que felicitar al Dr. Arata y a sus colaboradores por esta novedosa contribución que debe estar en la biblioteca de todo Ingeniero dedicado al fascinante mundo de la Gestión de Activos.

Jorge Alejandro Jacobsen
Director Departamento de Planeamiento y Servicios Tecnológicos. Ternium-Techint-Argentina
 

La Asociación Italiana de Mantenimiento, en su programa de orientación cultural, define sus líneas de desarrollo, entre las cuales la primera de ellas se relaciona con un asunto central en importancia que involucra no sólo al mantenimiento sino a toda la sociedad actual y futura; se refiere a: Mantenimiento y Sustentabilidad. 

       “Se observa un creciente incremento de la amplitud de la concepción del mantenimiento, evolucionando desde una actividad demandada, asociada básicamente con el mantenimiento eficiente de los equipos, hacia un proceso responsable del costo global y hacia una ciencia de la conservación, en un contexto de sustentabilidad del empleo de los recursos. El mantenimiento se transforma en una ciencia que se encuentra en el límite entre la ingeniería y la filosofía del desarrollo, adquiriendo una dimensión ética y un conjunto de valores, orientado a la eliminación de los derroches y a la responsabilidad de los comportamientos. Esta transformación será cumplida sólo cuando haya una visión compartida de valores y de principios éticos del mantenimiento al interior de toda la sociedad”.

          Por lo tanto, el mantenimiento no sólo es ingeniería, sino también, es o debe ser cultura de la conservación. El verbo mantener deriva del latín “tener al cuidado”, con sentido de prevención y no corrección. Se dice que es como tener al cuidado un niño;  en general, tener al cuidado algo de valor que puede estar sujeto a desgaste. Es decir, estar expuesto a los peligros por quien le corresponde el respectivo cuidado.

La cultura del mantenimiento es transversal, “si bien está caracterizada por la especificidad sectorial, tiene una base común a todos los sistemas y posee tecnologías, instrumentos y técnicas operativas utilizables en la solución de problemas técnicos y de gestión”.

          El mantenimiento es una ciencia que se encuentra en el confín entre la ingeniería y la filosofía del desarrollo y como para toda ciencia, los estudiosos deben desarrollar la epistemología, el estudio crítico de la naturaleza y de los límites del conocimiento científico en relación a la estructura lógica y a la metodología.

          Para todos los ámbitos de interés del mantenimiento, que se caracteriza por la complejidad, las tecnologías y el ciclo de vida, la acción del mantenimiento debe ser pensada desde la fase del diseño y del proyecto del bien o de la instalación, no sólo para asegurar la funcionalidad durante todo el ciclo de vida sino, por sobre todo, para garantizar la seguridad y el respeto del medio ambiente.

          Pensar el mantenimiento desde la fase del proyecto, significa:

  • Definir un sistema con fuertes características de Mantenibilidad,
  • Facilitar la utilización de los instrumentos del mantenimiento,
  • Entregar al usuario final, además del proyecto, una oportuna documentación del sistema y de sus componentes,
  • Garantizar las competencias de las personas sobre el ejercicio del bien proyectado y
  • Optimizar los costos globales de ejercicio del sistema.

 

          El diseñar y proyectar tiene obligaciones establecidas por normativas vinculantes que tienen que ser debidamente consideradas y correctamente aplicadas, así como el mantenedor tiene una serie de tareas a realizar en las que tiene responsabilidad de relevancia civil y penal.

          El responsable del mantenimiento tiene la obligación de activar el plan de mantenimiento, actuar según los estándares de trabajo y emplear recursos calificados y certificados.

          Las temáticas centrales del mantenimiento se pueden definir como:

  • La centralización para diseñar y proyectar de forma optimizada  los procesos y los costos que caracterizan el ciclo de vida de un sistema no sólo a nivel del proyecto mismo, sino también para la construcción, el montaje, la gestión operacional y hasta el reemplazo de equipos, que frecuentemente se relaciona con importantes problemáticas que pueden impactar con el medio ambiente.
  • La definición del plan de mantenimiento, considerado no sólo como un instrumento de optimización de los costos de gestión sino como la modalidad más oportuna para garantizar la seguridad de funcionamiento y como consecuencia la seguridad de la personas y del medio ambiente.
  • El plan de mantenimiento está constituido por actividades preventivas estandarizadas que deben ser desarrolladas a través de un personal calificado o especializado, de acuerdo a las directrices y normativas establecidas.

 

         Un profesional calificado está en condiciones de garantizar un nivel básico de competencias, por lo que está habilitado para desarrollar tareas específicas de responsabilidad. Debe, en consecuencia, afrontar un programa de capacitación y de adiestramiento, superando las necesarias evaluaciones y verificación del aprendizaje logrado. El profesional puede estar certificado, a través del desarrollo de tareas complejas de mantenimiento, para garantizar la calidad de trabajo ejecutado.

         La certificación considera tanto los roles técnicos de coordinación y supervisión como aquellos asociados a la dirección. Naturalmente, la certificación debe prever un régimen dinámico de evaluación y verificación en el tiempo, de las capacidades operativas y de gestión.

          Una fuerte integración entre el proyecto y la gestión asegura una concepción genética adecuada del mantenimiento y el camino del desarrollo. Sin embargo, todo esto es inútil si no se actúa en dirección de un fuerte crecimiento formativo y de certificación de todas las personas de la organización. El mantenimiento desde siempre ha sido un problema asociado más a las personas que a las tecnologías.

          Las acciones de crecimiento cultural son la forma para desarrollar una cultura de mantenimiento basada en el compromiso compartido y difundido de valores y de principios éticos fundados en el tener al cuidado de todo aquello que es parte de toda la sociedad.

          Adolfo Arata, quien me honra por una larga y fraterna amistad, es, entre aquellos pocos estudiosos a nivel internacional, quien con una visión transversal e integrada puede contribuir a desarrollar una dimensión científica del mantenimiento funcional, una gestión industrial y un enfoque que abrace los sistemas, las redes, las ciudades y, en general, el ambiente natural.

Luciano Furlanetto
Associacione Italiana Manutenzione

 

 
 

User Login